NodusKnows

Noticias e información de valor para
contribuir en tu educación financiera.

El emprendedor y la necesidad de financiamiento

Cada iniciativa empresarial tiene requerimientos diferentes y ninguna solución financiera es única, la situación personal del emprendedor y su visión de la compañía determinarán el
futuro del negocio.

Más de la mitad de los emprendedores del mundo empiezan sus negocios con un crédito. De igual manera una gran parte de las PYMES (pequeñas y medianas empresas) en algún momento necesitan financiamiento ya sea para garantizar su continuidad o lograr el crecimiento de sus operaciones. Empezar un negocio es una tarea retadora y las necesidades de soporte del sistema financiero seguirán en crecimiento a medida que haya buen avance.

Pese a las implicaciones que conlleva el concepto de endeudarse, solicitar un crédito tiene un valor estratégico que vale la pena estudiar, según detalla la Guía Informativa de Banca PYME de la Corporación Financiera Internacional, respaldada por el Banco Mundial. Hay razones generales y fundamentales expuestas por ellos que ameritan la gestión de un crédito:

Internacionalización: Cuando las empresas incursionan en mercados nuevos es común que tengan que enfrentar ciclos de cobros más largos por los productos o servicios que colocan y esto puede debilitar la liquidez necesaria para la compra de insumos de producción o reposición.

Mayor capital de trabajo: Puede suceder cuando una PYME necesita aumentar la plantilla de trabajadores o el ritmo de producción de mercadería como consecuencia de haber expandido su negocio hacia nuevos mercados o simplemente por aumentar la capacidad para satisfacer una demanda creciente de su producto o servicio.

Compra de insumos: La adquisición de nuevos equipos para incrementar la producción o modernizar procesos, seguramente necesitarán financiamiento.

Refinanciamiento: Es una forma de amortizar la deuda existente o realizar prepagos sobre la misma. Consiste en pagar deudas viejas con deudas nuevas y ayuda a mejorar el flujo de caja.

Historial crediticio: Si una empresa no ha tomado préstamos anteriormente, hacerlo por primera vez puede ayudar a desarrollar un buen historial de crédito, lo que facilitará el acceso de fondos crediticios en el futuro. Sobre el emprendimiento en nuestra región, encontramos algunos datos interesantes en la publicación “Resiliencia y reinvención de los emprendedores
latinoamericanos en el contexto del impacto provocado por la pandemia” publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo en el 2021. Allí se indica que,

«En la región, los principales recursos económicos utilizados por las empresas para enfrentar la situación de los últimos dos años han sido propios (en casi un 60% de las veces), ya sea por medio de nuevas inyecciones de fondos por parte de los socios o de las utilidades provenientes de períodos anteriores.»

El reporte también indica que otra estrategia adoptada ha sido la postergación de pagos (presente en una tercera parte de las empresas encuestadas) ya sea de impuestos o a los
proveedores y en menor medida a los mismos socios. La novedad es la trascendencia que adquieren los ingresos derivados de otras actividades llevadas a cabo por las empresas durante la pandemia; tanto actividades que se llegaron a implementar temporalmente como otras que quedaron de manera estable dentro de las actividades de la empresa. Se trata de una muestra de la capacidad de resiliencia.

FUENTE DE FINANCIEMIENTO UTILIZADA POR LAS EMPRESAS PARA SUPERAR LA CRISIS.

En cuanto a la cantidad de emprendedores que lograron apoyarse en fuentes crediticias externas, las cifras son en general positivas, aunque estuvieron por debajo del verdadero potencial de financiamiento, tanto en el caso de los créditos de los bancos (en el 17% de las empresas) como de los inversionistas privados (el 10% de las empresas).

Esto significó que el uso de fondos de financiamiento por parte de las empresas en la región latinoamericana fue sub-utilizado. Sin embargo, las empresas que sí lograron acceder a créditos de los entes financieros fueron beneficiadas ya que las entidades bancarias flexibilizaron sus exigencias dadas las condiciones de poca demanda de créditos durante la etapa de pandemia.

«La elección del tipo de financiación puede incluir en el futuro de su empresa.»

Al hilo de lo comentado anteriormente, se debe comenzar por tener claras, las razones por las que se necesita financiamiento y asignar prioridades para luego pensar en cómo conseguirlo.

Entre algunas de las vías más comunes podemos encontrar:

1. Financiación con tarjeta de crédito: Las tarjetas de crédito pueden ser una forma eficaz de financiar un negocio y ampliar el flujo de caja. Se pueden utilizar
para pagar a los proveedores e incluso pueden obtener descuentos, ciertas protecciones u otras recompensas por hacerlo. Sin embargo, la financiación con tarjetas de crédito puede ser
arriesgada y en realidad, sólo debería utilizarse para necesidades a corto plazo.

2. Microcréditos: Los microcréditos son pequeños préstamos con límites relativamente bajos. Suelen estar orientados a empresas que tienen necesidades de personal, capital circulante, inventario o equipamiento.

Muchos prestamistas en línea e incluso los bancos tradicionales ofrecen alguna forma de estos pequeños préstamos para lapuesta en marcha.

3. Crowdfunding: El crowdfunding recauda fondos para un negocio entre un gran número de personas, llamadas crowdfunders. El dinero no es un préstamo, sino una donación a cambio de algo de su empresa, como el acceso anticipado a su producto o servicio. El crowdfunding también es popular porque supone un riesgo muy bajo para los empresarios. No
sólo se mantiene el control total de la empresa, sino que, si el plan fracasa, no se tiene la obligación de devolver el dinero a los financiadores. Cada plataforma de crowdfunding es diferente y hay que tener claros los detalles.

4. Amigos y familiares: Aunque a veces no es sencillo, muchos de nuestros seres queridos son las personas adecuadas para apoyar nuestros proyectos empresariales
con cierto respaldo financiero, pero se debe tener en cuenta que, al convertirlos en acreedores, están arriesgando su futuro financiero y poniendo en peligro importantes relaciones personales.

5- Préstamos bancarios tradicionales: El primer camino en el que pensamos la mayoría, es un préstamo bancario. Estos están disponibles en muchas formas (a corto, mediano o largo plazo) y para una amplia variedad de propósitos (capital de trabajo, expansión, compra de equipos o bienes raíces comerciales).

En cuanto a los préstamos de las entidades bancarias se refiere, éstos tienen sus ventajas entre las cuales podemos encontrar:

  • Un apoyo inicial: Es una forma de asegurar los elementos básicos para empezar, como una computadora, un auto o la campaña de marketing para dar a conocer sus servicios.
  • Flexibilidad: Los bancos suelen dar mayor flexibilidad de pago a los emprendedores.
  • Mayor rapidez que otras fuentes: Solicitarlo usualmente es sencillo y se recibe respuesta rápida, sobre todo siendo cliente de la institución.
  • Independencia financiera: El crédito es emitido a nombre de la empresa y no del emprendedor. Mezclar las finanzas personales con las del emprendimiento nunca es
    saludable.
  • Accesibilidad y versatilidad: Los procesos ya no requieren formularios eternos ni requisitos inalcanzables.

Entre algunos de los recaudos y soportes que los bancos piden para entregar créditos a las pequeñas empresas podemos encontrar:

  • Historial crediticio: Que sea sólido, que tenga antigüedad, que no refleje datos erróneos y que puedan ser corroborados.
  • Plan de negocios: Que el emprendedor pueda presentar un plan claro, conciso, que proyecte su idea y negocio abarcando todas las áreas necesarias.
  • Ganancias y Pérdidas: Usualmente se piden estados financieros para poder establecer montos y condiciones del préstamo.
    Situación impositiva: Que la empresa y/o sus socios tengan un historial impositivo limpio, que hayan cumplido sus obligaciones y puedan demostrarlo.
  • Cuentas personales y/o corporativas: Si la persona y/o su empresa ya son clientes del banco, el proceso de solicitud y probable aprobación del crédito es mucho más sencillo y viable.

«La mejor opción de financiamiento depende de la cantidad de dinero requerida, la rapidez con la que necesite el préstamo y las condiciones de pago.»

Algunos factores que los emprendedores y dueños de pequeñas empresas deben tomar en cuenta al momento de decidir cuál opción de financiamiento es la correcta para ellos, son:

  • Objetivo del dinero requerido: Determinar si es para solventar un problema de liquidez de caja (pagos semanales, salarios, gastos mensuales) o si los fondos son para invertir en capital de trabajo.
  • La capacidad de retorno de la inversión de los fondos obtenidos a partir del crédito: Este es el factor más importante a la hora de solicitar un crédito ya que los fondos obtenidos deben rendir lo suficiente (y en el plazo necesario) como para justificar la necesidad inicial del crédito.
  • La rapidez con la que se necesite el dinero: Conseguir un préstamo de línea de crédito suele ser más rápido que conseguir un préstamo a plazo, esto depende del uso que se le va a dar al dinero obtenido.
  • Flexibilidad de los plazos: Los tipos de interés pueden ser fijos o variables. Los plazos y condiciones de devolución pueden variar.
  • Solicitud de garantías: Determinar si son necesarias y/o requeridas. Hay préstamos que una empresa puede obtener sin garantías, como los distintos tipos de préstamos a plazo.
    Costos y tipo de interés: Es posible encontrar amplios rangos de intereses y algunas veces el préstamo pudiese requerir otras comisiones.

«Obtener financiamiento para los negocios es parte del crecimiento.»

Los préstamos para empresas son instrumentos que calzan perfectamente en las necesidades y soluciones para los emprendedores.

Dedicar tiempo a entender bien todo el panorama y tomar las decisiones correctas es fundamental para el éxito del negocio.

Si estás listo para avanzar y entender cómo acelerar el crecimiento de tu empresa, en Nodusbank estamos dispuestos apoyarte.

Visita nuestra página web y nuestros Ejecutivos de Relación te guiarán en todo el proceso.

Tu banco, donde quieras que estés.